Dieta del Mango

Mangos - mango

El mango es una deliciosa fruta tropical con muchos beneficios nutricionales. Es una fruta rica en vitaminas, minerales y antioxidantes, los cuales son utilizados por el cuerpo para luchar contra diversas enfermedades. Se puede comer tanto maduro como verde. El mango maduro es excelente para fortalecer los músculos del corazón, para estimular el apetito y para mejorar la textura y la apariencia de la piel. También tiene efectos diuréticos, laxantes y vigorizantes.

Esta deliciosa fruta también ayuda a personas con problemas del hígado. Es una fruta con alto contenido de calorías y carbohidratos lo cual es aprovechado por personas que están tratando de ganar peso.

El mango maduro es una buena fuente de beta-caroteno y es bueno en la prevención de ciertos desórdenes provocados por la falta de vitamina A. Los mangos también tiene propiedades antioxidantes y anticancerígenas, al igual que son muy útiles en el tratamiento de la acidez, la mala digestión y la anemia. También se cree que el beber jugo de mango ayuda a mejorar la memoria, la concentración, y ayuda a prevenir la pereza mental.

Los mangos contienen vitamina E, la cual ayuda a mejorar el funcionamiento del sistema hormonal, y mejora la vida sexual. Las cantidades de vitamina C y calcio presente en los mangos, pueden ayudar a prevenir hemorragias internas.

El mango verde es una buena fuente de pectina, la cual es una fibra alimenticia soluble que ayuda a prevenir un aumento en los niveles de glucosa en la sangre al promover la saciedad.

Sabemos que uno de los principales factores para mantenernos saludables es llevar una alimentación equilibrada. Pero, ¿a qué nos referimos con “equilibrada? Nuestro cuerpo necesita a diario diferentes nutrientes para poder funcionar correctamente, cada uno de ellos desempeñan una función clara. Existen algunos que es muy importante se consuman a diario, ya que se encargan de proteger nuestro cuerpo, de los radicales libres y enfermedades. Este es el caso de la vitamina A y C.

Muchas veces, si bien sabemos que deberíamos consumirla, no tenemos claro cuánta cantidad o de donde obtenerla. Por eso, hoy vamos a hacerte una recomendación. En el caso de la vitamina C, esta se encuentra principalmente en las frutas. Una de las frutas que la posee en grandes cantidades es el mango. Quitándose la cáscara podemos obtener entre 200 y 250 gramos de pulpa rica en vitaminas A y C, suficientes para cubrir la demanda diaria de estos nutrientes en niños, adultos, madres gestantes y adultos mayores.

Esta fruta es reconocida además, por su capacidad antioxidante y sus muchos beneficios sobre las infecciones, especialmente en el caso de los niños. Los diabéticos también pueden comer sin problemas el mango, e inclusive combinarlo con otros alimentos, como el yogut.

Si bien la cáscara del mango también tiene mucha fibra, no es recomendable consumirla, ya que su dureza puede causar problemas digestivos, especialmente en niños y personas mayores. Por otro lado, en caso de que se tenga una digestión pesada, entonces lo mejor es evitar consumirlo después del almuerzo.

Por último, lo mejor es comerlo entre comidas, acompañado con otros alimentos y mucha agua. Por tanto, aprovechemos todo lo que el mango tiene para darnos, sin duda notaremos los cambios en nuestra salud.